• Inicio
  • Cada día con Francisco de Asís

Septiembre 25

Un día en que yacía enfermo en el palacio del obispo de Asís, un hermano espiritual le dijo en plan de bromas y sonriéndose: ”¿ Por cuánto venderías al Señor estos sacos tuyos?. Muchos baldaquinos y telas de seda se pondrán sobre este cuerpecillo, ahora cubierto de saco”. Entonces tenía una gorra cubierta del mismo saco que el vestido. Y respondió el bienaventurado Francisco, o más bien, el espíritu Santo por él, y dijo con gran fervor y gozo espiritual: “Dices verdad, pues así sucederá para alabanza y gloria de mi Dios”.

(EP 109)

V/ En alabanza de Cristo y su siervo Francisco.
R/ Amén.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR